Al utilizar nuestro sitio web, consiente nuestro uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.AceptoMás Información
HRider
  
  

Por qué debes cuidar tu cultura organizacional

17 de abril de 2018

La cultura organizacional forma una identidad propia reconocible que fácilmente puede predecir el éxito o el fracaso de una organización. Es una forma más de diferenciarse de la competencia, de retener y atraer el talento y, además, genera fidelidad y captación de aquellos clientes que se sienten identificados. Es el all-in-one más barato que te puedas imaginar. Es como el amor: aunque es gratis, requiere mimarlo y no descuidar ningún detalle. Solo necesitas destinar tu tiempo en cultivar, cada día, los valores que quieres transmitir y compartir con tu equipo.

No suena demasiado difícil, ¿verdad? Pues aunque te sorprenda, la mayoría de las organizaciones no invierten demasiado en el cuidado de su cultura corporativa y ni siquiera explican los principios a sus empleados ni a las nuevas incorporaciones, pese a que su comprensión juegue un papel fundamental en su proceso de onboarding.

¿Qué es la cultura organizacional?

La cultura en una organización se puede definir como el conjunto de valores, comportamientos y lenguaje que conforman el entorno de una entidad. Determina la forma en que los empleados trabajan y cómo interactúan entre ellos, con los clientes, con los proveedores y con cualquier persona ajena a la organización.
Cada organización tiene su propia cultura porque cada organización tiene su propio estilo de trabajo; y teniendo en cuenta que la mayoría de las personas pasan 40 horas semanales en su trabajo, una cultura organizacional saludable ayuda a los empleados a mantenerse motivados y a sentirse comprometidos.

La cultura organizacional bien cultivada es el brócoli de las empresas, igual que los superalimentos, solo aporta ventajas y salud, haciendo de nuestra compañía un lugar de trabajo sano y un imán para esas personas a las que queremos atraer. Puede incluso determinar, entre otras cosas, la efectividad y la rapidez con la que se realizan las tareas o la facilidad con la que nuestra organización se puede adaptar a los cambios.

Beneficios de una cultura organizacional sólida:

  • Identidad propia. No hay dos compañías iguales porque no hay dos culturas de organización idénticas. Tener una buena cultura organizacional contribuye a la identificación de los valores de nuestra empresa por parte de las personas ajenas a ella. Si, por ejemplo, conseguimos un ambiente corporativo de buen humor y diversión, nuestros clientes -o posibles clientes- nos percibirán como una marca divertida y cercana.
     
  • Compromiso. Ayuda a mantener a los empleados motivados y comprometidos con la organización. Cuando los empleados se identifican con los valores corporativos y consideran que son parte fundamental en la creación de la cultura de su organización, son más proclives a contribuir al éxito de la empresa porque sienten como suyos los logros globales. Muchas empresas comparten sus valores y visión a través de los procesos de Feedback 360º entre sus empleados construyendo excelentes lugares de trabajo donde las personas no quieren irse.

  • Unión. La cultura ayuda a formar equipo incluso si los empleados trabajan en ciudades distintas o teletrabajan. También genera sentido de unidad en plantillas muy diversas, promoviendo la igualdad. Una cultura bien desarrollada está orientada hacia la cooperación y cuanta más cooperación hay, menos quejas y situaciones adversas habrá que gestionar.
     
  • Servicio al cliente. La mayoría de los clientes están en consonancia con las culturas de sus proveedores. Y sabemos perfectamente que cuando nos gusta una marca, repetimos, gastamos más y la recomendamos a otros.
     
  • Talento. Atrae y conserva el talento. Cuando las personas se sienten en sintonía con la cultura de su empresa están más cómodos, más comprometidos y más motivados, por lo que será muy probable que permanezcan más tiempo en nuestro equipo, evitando la rotación y el alto coste de las búsqueda de nuevos empleados. Y  otra ventaja: las empresas donde se puede percibir que las personas disfrutan y tienen oportunidades de crecimiento, atraen a los mejores candidatos. ¿Te suena eso del Employer branding?
     
  • Comunicación. Cuando la plantilla conoce los principios por los que se rige su organización, es mucho más fácil que sepan cómo y cuándo deben comunicarse y esto es vital para la productividad y el buen desempeño. La información fluirá y los objetivos y tareas, tanto comunes como individuales, se comprenderán y asimilarán mejor.
     
  • Satisfacción laboral. ¿Hay algo más satisfactorio que ser parte de una cultura organizacional bien desarrollada y acorde con nuestros propios ideales? Es un verdadero placer trabajar en un empresa donde las personas cooperan, disfrutan y donde compañeros y managers se reconocen por sus contribuciones a través del feedback. La satisfacción y la felicidad laboral van de la mano del mejor desempeño.

¡Y si nuestro equipo va de la mano hacia el mismo destino, seguro que llegará antes a Ciudad Esmeralda!


La forma en la que trabajamos de puertas adentro está irremediablemente unida a la forma en que nos proyectamos y somos percibidos de cara al exterior.

Ten por seguro que todas las empresas tienen una identidad corporativa, si no la construye el Líder de la organización o la persona responsable de Recursos Humanos, los demás lo harán de manera inconsciente y, casi con toda probabilidad, acabará en el caos. Si no queremos que nuestra cultura sea una jungla en la que impera le ley de la selva, más nos vale poner foco en aquellos valores a los que queremos identificarnos. Y, por supuesto, el ingrediente principal de la cultura corporativa es el ejemplo de sus líderes.

Mediante una adecuada cultura de la organización podremos lograr que aflore lo mejor de cada persona. La motivación irremediablemente nos lleva a la mejora del rendimiento y nos anima a realizar nuestras tareas y objetivos, día tras día, de la mejor manera posible. Es la cultura organizacional la que nos hace llegar a la oficina con ganas y la que nos hace regresar a casa con una sonrisa.

----------------------------------------------------

¿Hemos despertado tu curiosidad?
Descubre cómo las mejores organizaciones de todo el mundo generan culturas de colaboración y alto rendimiento mediante la Evaluación & el Feedback continuo con HRider.
¡Merece la pena cuidar de tu cultura de empresa & de tus empleados!

¿Te gustaría tener más feedback en tu organización? Haz la Demo y cuéntaselo a tus colegas de Recursos Humanos

Suscríbete a nuestro blog
Aviso Legal
Suscríbete a nuestro blog
Aviso Legal