El Sol brilla, Instagram está lleno de fotos de pies en la playa, tus colegas han cambiado el café de cápsula por un Gin Fizz... y tú estás en la oficina leyendo nuestro blog pero soñando que tu codo está apoyado en el chiringuito. Lo sentimos pero ¡gracias por venir!

El verano es conocido por ser temporada de baja productividad: las ausencias aumentan, los mails con respuestas automáticas son la tendencia y es más fácil entender a un chaval de la generación Z que alguien te conteste al teléfono.

Pero eso no significa que debas desmotivarte, por eso nos ha parecido una muy buena idea crear un plan de productividad para el verano. Aquí tienes 6 formas de mantener la motivación e inspiración, para que tu rutina diaria sea más eficiente durante la jornada laboral en verano:

  • Necesitas un plan.- Es difícil mantener el flow si no tienes el foco puesto en tus metas. Las listas son siempre bienvenidas cuando hablamos de productividad personal. Haz una lista de las tareas que tienes pendiente hacer cuanto antes. Siempre que sea posible, equilíbrala con esas otras cosas que te gusta mucho hacer, de esta forma podrás mantener a salvo tu motivación.
     
  • Distribuye la energía.- Cuando estás trabajando frente al ordenador o cerca del teléfono, es muy fácil pasar demasiado tiempo haciendo cosas que nos hacen perder el tiempo y que no nos van a ayudar a marcar nuestras checklists. Responder a whatsapps, quedarte atrapado en un hilo de twitter, quejarte de algo en LinkedIn... ¡prioriza que te pierdes!
     
  • Sé flexible.- En la Deloitte Global Millennial Survey 2019, el 80% de los participantes afirmó que los acuerdos laborales flexibles tienen un impacto muy positivo en la conciliación entre su vida laboral y familiar. Mantener este equilibrio y permitir horarios de trabajo flexibles en verano puede aumentar la productividad y la satisfacción laboral: jornada intensiva, trabajo remoto, viernes más cortos...
     
  • Recupera temas pendientes.- Con la mayoría de la gente de vacaciones, tienes más tiempo para abordar proyectos que estaban en el agujero negro de la procrastinación. Ordenar carpetas, firmar documentos, instalar actualizaciones... Aprovecha la tranquilidad del verano para enfocarte en proyectos que, aunque no eran urgentes, son importantes o necesarios.
     
  • Desconecta.- ¿Cómo puede ser que recomendemos desconectar en un post sobre productividad? ¡Nos gusta más sorprender que a un clickbait! Desconectar ayuda a despejar la mente, adquirir nuevas ideas y pensar con más claridad. Así, cuando vuelvas al trabajo, podrás llevar a cabo las tareas de forma más reflexiva y con mucha más energía y motivación.
     
  • ¡Diviértete!.- Desarrolla esos proyectos que tienes en mente que tanto te entusiasman y pon música mientras trabajas. ¿Qué tal una Playlist bien cargada de temazos del Verano? ¡Deseo concedido, un poco más abajo la encontrarás! Estos detalles divertidos harán que las jornadas pasen más rápido y mejor, evitando la monotonía. ¡Sal a comer al sitio que te gusta! Aunque no estés de vacaciones ¡demuestra que también sabes pasarlo bien!

Mantener la motivación y la productividad en el trabajo en los meses de verano, cuando la mayoría de tus compañeros está de vacaciones, es más difícil que encontrar libre el flotador del cisne en una piscina abarrotada, ¡pero es posible! Comparte estos trucos y nuestra playlist con tus colegas y verás cómo los días de verano en la oficina se os pasarán volando.

*nota para nuestros amigos del hemisferio Sur: "Guardar y Leer dentro de 6 meses" ;-)