"El cambio es incesante e implacable; por tanto, la mejor estrategia es aceptarlo y evolucionar". Seth Godin.

La complejidad del cambio constante al que debemos adaptarnos se debe a la globalización y las revoluciones tecnológicas, que nos llevan a desestimar la estrategia tradicional de la época industrial de controlar de forma central una organización. Estos entornos complejos tienen la capacidad de variar de un estado a otro de forma muy rápida y constante, exigiéndonos una estrategia que no se resista a esta evolución, sino que trabaje con ella.

Los muchos fenómenos con relaciones no lineales y la capacidad de adaptación a otros elementos locales mientras estos co-evolucionan en el tiempo, nos hacen tener la incapacidad de saber todo de antemano, por ello es fundamental crear entornos en los que las organizaciones tengan la facultad de operar bajo múltiples resultados, incrementando la diversidad y no definiendo el que podría ser el futuro más probable, creando una única estrategia óptima para un escenario determinado.

Cuando los entornos se vuelven complejos y todo está abierto a más de una interpretación, se puede generar confusión o una lectura errónea de los hechos, es por ello que se necesita de un pensamiento sistémico con el que poder interpretar las interconexiones y así poder formar un entorno completo dentro del que cualquier fenómeno puede ser comprendido adecuadamente.

¿En alguna ocasión has escuchado el acrónimo VUCA o VICA? ¿Sabes a qué se refiere? ¿No sabes cómo combatirlo?

El entorno VUCA se trata de aquel escenario que se encuentra en un constante cambio, de ahí el concepto fraguado en los años 90 por el ejército estadounidense que caracterizaba el mundo surgido tras el fin de la Guerra Fría y posteriormente generalizado en el ámbito de la estrategia empresarial, que reúne los siguientes conceptos:

V) Volatilidad

Hace referencia a la propia naturaleza del cambio y la velocidad a la que este se realiza.

U) Incertidumbre, Uncertainty

Es el término que define la falta de predictibilidad de futuros eventos.

C) Complejidad

Es la dificultad que atañe a los asuntos a tratar por su multiplicidad interrelacionada y la ruptura en muchas ocasiones de la causalidad.

A) Ambigüedad

La desfiguración de la realidad produce diferentes opiniones que si no se gestionan pueden causar confusión.

La capacidad de adaptación a este novedoso panorama de evolución constante será fundamental para lograr una organización exitosa, sin embargo, puede repercutir de forma muy negativa a las menos flexibles.
Para hacer frente a este entorno debemos abordarlo de la siguiente manera:

  • Volatilidad. Renovarse o morir, con una adecuada forma de mirar al futuro. Es aquí cuando la flexibilidad ante los cambios resulta esencial para avanzar y afrontar los obstáculos, consiguiendo que la organización alcance una posición superior.

  • Incertidumbre. Estar preparado a través de un proceso formal e informal de aprendizaje y formación constante que permita a todos los miembros de la organización conocer qué es lo que sucede en su sector y cómo podría afectar a la organización.

  • Complejidad. Aportar todo lo contrario, es decir: claridad, simplicidad y sencillez. Para conseguirlo es necesario una gestión emocional que permita a los individuos tener un buen autocontrol, constancia, empatía y entusiasmo.

  • Ambigüedad. Utilizando un método ágil que permita acometer los imprevistos de la forma más veloz posible y asegurará así la planificación estratégica de los objetivos de la organización.

Un entorno VUCA se encuentra en la mayoría de sectores que componen el mercado empresarial como en el de los servicios, la industria, tecnología o la banca y está afectando a la manera de relacionarse con su entorno (clientes, empleados y colaboradores). ¿Y si nosotros te ayudamos a empezar?

Desde HRider, te proponemos este Modelo de Competencias para un entorno VUCA con el que evaluar la adecuación a las nuevas circunstancias. Pero recuerda que con nuestra plataforma ágil de Evaluación y Desarrollo de Talento puedes crear tus propios modelos de competencias para medir en tiempo real el nivel en la que cada miembro del equipo desarrolla estas capacidades. Además, ¡podrás definir Planes de Acción para la mejora individual que llevará a tu organización al siguiente nivel!