Están a los que de las fiestas navideñas no les gustan ni el turrón y los que se visten de pies a cabeza con espumillón y guirnaldas, consiguiendo que el tipo raro que va con el jersey de reno de Mark Darcy pase desapercibido. Pero sea como sea cada persona de tu organización, como buen líder o responsable de Recursos Humanos, debes saber empoderar a tu equipo. Siempre ha sido el ingrediente clave para que una empresa despegue, pero en un año como este, se antoja más imprescindible que nunca.


¿Qué es el empoderamiento?

Es una estrategia de gestión con la que aportar a los empleados los recursos necesarios para que puedan tomar buenas decisiones sin supervisión. Los beneficios más inmediatos de un colaborador empoderado son: mayor satisfacción, más motivación, poder delegar con confianza y más innovación.
Quizá, como es un término tan de moda, creías que empoderarse es ponerse uñas de gel de metro y medio o comer wasabi sin llorar, pero no, ¡o también!
Un colaborador empoderado tiene la motivación y libertad suficientes para focalizar su talento y convertirlo en un propósito. Y esto solo puede conseguirlo un líder. Por eso, aquí van:

Cinco claves para empoderar a tu equipo
 

1. Crea una cultura basada en las fortalezas

Permitir que cada persona utilice sus fortalezas genera confianza. Además, los empleados que usan sus fortalezas a diario son un 8% más productivos. Así que, cuando delegues tareas, hazlo pensando  en las fortalezas de cada colaborador. Pero ojo, no asumas que las conoces todas, quizá ellos nos son conscientes de los puntos fuertes que tienen o simplemente no les gustan del todo. Conocer a tu equipo te ayudará a liderar de manera más efectiva. Básate en el último informe de evaluación sin perder de vista la autoevaluación para asegurarte.

2. Reemplaza las viejas jerarquías

La satisfacción laboral de Bob Esponja con un jefe tan carca y autoritario como Sr. Cangrejo es una utopía bastante tóxica. Es obvio que el liderazgo negativo y la ausencia de cultura organizacional están acabando con empresas a las que antes no les afectaba la falta de integridad.
Las estructuras de liderazgo jerárquicas se están quedando obsoletas y pierden rápido su fuerza laboral. Los millennials valoran el concepto de cultura organizacional más que cualquier otra generación. Esto aumenta la necesidad de adaptarse a una forma de liderar, ¿qué tal si pruebas y te abres a la netarquía?

3. Be flexible, my friend

"Shit happens" y este 2020 ha sido una demostración impepinable. Sé flexible siempre y hazlo todavía más en función a cómo van sucediendo las cosas. No tiene que haber siempre un mismo horario para todos, no todas las personas tienen las mismas necesidades o preferencias. Quizá algunos de tus colaboradores son más productivos o creativos por la mañana y otros por la noche.
El teletrabajo ya es un must así que lo obviamos, ¡pero ni se te ocurra mandar a tu equipo a la oficina si no están garantizadas las condiciones sanitarias! Este año las plantillas han demostrado que, con los recursos necesarios, el trabajo en remoto es efectivo.

4. Mentoriza

En lugar de dar órdenes, entrena y enseña a tu equipo, ayúdalo a alcanzar su potencial, ayúdalo a lograr sus objetivos. Lo peor que puede pasar si haces de las tutorías una prioridad, es que retendrás el talento y mejorarás la productividad.

5. El efecto Silicon Valley

Al parecer, las manzanas de Silicon Valley no tienen propiedades innovadoras. Sin embargo, es el epicentro mundial de la creatividad y cuenta con los mejores talentos del mundo. ¿Por qué? Las raíces de su éxito residen en su adopción de una cultura organizacional positiva, abierta y en la que se promueve un intercambio libre de ideas. Y ojo, porque esta cultura organizacional se mantiene con independencia del crecimiento empresarial.

¿Tienes claro el objetivo? Genial, ¡compártelo! Una vez que a cada miembro del equipo le quede claro, permite que lleguen a él con libertad de movimientos, de ideas. Esto permitirá que la creatividad fluya de todos los rincones.

El concepto de empoderamiento se ha convertido en un término un tanto manoseado, pero es fundamental para cualquier organización comprometida con el desarrollo. Empoderar a los colaboradores solo genera resultados positivos, aumentando el engagement, la productividad y la motivación. Y no lo niegues, acabar con la microgestión también ayuda a que los Líderes también se liberen de su estrés diario. ¡Todos ganan!

En HRider lo tenemos claro, queremos que todos nuestros clientes tengan un equipo empoderado y autónomo, por eso, con nuestra herramienta pueden evaluar siempre que quieran cómo van los avances de cada empleado, medir su potencial y conocer en tiempo real la satisfacción de su equipo.
 

¡Felices fiestas y feliz Gestión del Talento!



Dale al Play y no te pierdas nuestra lista de temazos que no pueden faltar en Navidad.