Oh, blanca Navidad, nieve (...suena una bonita música de fondo). Nieve o no en tu ciudad, seguro que lo que no falta en tu lugar de trabajo es un precioso árbol de Navidad, ¿verdad?

Como siempre, la Navidad se acerca a toda prisa y antes de que te des cuenta tienes una larga lista de tareas urgentes que tratar antes de fin de año. ¿Qué tal si desde Recursos Humanos nos tomamos un momento para resolver algunos asuntos antes de tiempo y nos aseguramos de dejarlos listos para disfrutar tranquilamente de la Navidad?

Para que sea ilusionante, te pedimos que imagines cada una de estas tareas como preciosos adornos de tu propio árbol navideño. Tanto si trabajas en una oficina como si te marcas un Macaulay Culkin y trabajas solo en casa, hay adornos no podrán faltar en el árbol.
 

 

1. Regala un buen aguinaldo (económico o emocional):

Dar a los trabajadores una participación en los beneficios y opciones de dar su visión sobre decisiones corporativas reduce la rotación, reduce la desigualdad y mejora el resultado final de la Compañía. Puedes leer más sobre ello en este estudio.

Si no puedes colgar este adorno en tu árbol, recuerda que hay muchas otras vías para recompensar de manera indirecta (salario emocional).

Idea:  Generar buen ambiente es muy sencillo a través de pequeños gestos: compartir música, pedir sushi de vez en cuando, ambientar un rincón para que podamos descansar o ser creativos...

¿Quieres más ideas?

2. Ayuda a tu equipo a descubrir su propósito:

El reconocimiento económico da buenos resultados pero ¿sabes qué hará brillar aún más a las personas de tu equipo? ¡Conocer su propósito en la empresa!

Nos referimos a implementar un proceso de evaluación continua, ágil y potente que nos de información en tiempo real y nos permita conocer nuestras capacidades y enfocar el esfuerzo hacia aquello que aporta valor. Y, sobre todo, de llevarlo a cabo de manera atractiva y motivadora para que a los empleados les guste participar.

Idea: no hablamos de hacer una evaluación al estilo de los años 80, esa década está muy bien para una playlist, pero no para desperdiciar el tiempo en hojas de excel interminables.

¡Más aún que llenarnos la boca con polvorones nos gusta poder automatizar y agilizar las evaluaciones del desempeño!  Si ya lanzas tus evaluaciones con HRider, sabes que basta con duplicar tu anterior evaluación y dejarla programada para cuando quieres enviar la nueva, ¡más fácil imposible!

3. Desarrolla un Plan de Acción para el 2020:

Ya sea que quieres alcanzar un objetivo individual, un nuevo reto grupal o aprovechar tus talentos en tareas que te apasionan, los planes de acción nos ayudan a trazar el camino para llegar a cualquier meta que nos propongamos.

Los planes de acción efectivos son aquellos que nos permiten dividir las metas a largo plazo en tareas manejables, de modo que colaborador y responsable puedan darle seguimiento y, por supuesto, celebrar los logros. ¡Si es que nos gusta más el reconocimiento que el turrón!

Idea: pide a tus empleados que, antes de acabar el año, creen junto a sus Responsables un Plan de Acción Individual para los 6 primeros meses del nuevo año que comienza.

4. Mide el Clima Laboral de tu organización:

The Harvard Business Review publicó un artículo que destaca algunos hallazgos muy impactantes sobre el costo que tienen las organizaciones en relación a los niveles de felicidad de los colaboradores. Así que es importante vigilar los niveles de estrés y de burnout de nuestro equipo. Habla con tus colaboradores y trabaja con ellos para determinar cómo se puede mejorar el clima laboral y la salud de la organización a nivel individual y global.

¿Sabías que con HRider puedes recibir el feedback de tu equipo respecto al ambiente en el que trabajan? Los resultados te permitirán convertir tu organización en el lugar más maravilloso posible, midiendo el nivel de todos aquellos indicadores que necesites y obteniendo de manera automatizada y ágil los índices de satisfacción.

Idea: toma el pulso al ambiente al menos 2 veces al año.

5. Crea entornos flexibles que estimulen la innovación:

Las culturas empresariales han evolucionado con el tiempo y las estructuras más tradicionales llevan años resintiéndose. Si queremos más innovación en nuestro equipo debemos aligerar la presión para que existan espacios y momentos donde se pueda pensar o buscar inspiración. Si pretendemos que los empleados no pasen las horas calentando la silla sin más, valora ofrecer flexibilidad laboral.

Idea: Permitir que cada persona administre su tiempo ayuda a impulsar la creatividad y productividad.

6. Aprovecha el espíritu navideño:

Ahora que sabemos que los buenos deseos propios de esta época parten del cerebro en cada uno de nosotros, anima a que se generen nuevas conexiones neuronales mediante el feedback transversal en los equipos de trabajo.

Recuerda que no hay mejor cesta de Navidad que un buen feedback positivo. Halagar el buen trabajo no solo es beneficioso para la autoestima de la persona reconocida, ¡también es bueno para nosotros!

Idea: Podemos aplicarlo como empresa -respecto a nuestros clientes- o a nivel individual, en relación a nuestro responsable o colegas.

Si los empleados se sienten orgullosos de su trabajo, harán lo que sea necesario para superar sus expectativas y querrán quedarse para siempre en la organización. Porque no hay mejor lugar que estar en casa y no tener que volver solo por Navidad.

Apunta estos sencillos consejos y haz de tu árbol de oficina, el árbol más bonito que podría imaginarse tu equipo.