Quien domine la comunicación interna liderará el futuro del trabajo. Podemos ponerlo en una story, hacer un podcast o escribirlo con luces de neón en tu oficina, y es que da igual si tienes una organización pequeña o grande: la comunicación interna tiene un impacto directo en los resultados de tu empresa.

Bajo el éxito de las organizaciones subyace un elemento común, casi transparente, cuya materia es posible moldear y canalizar para que todo fluya casi por arte de magia.

Por el contrario, gestionar mal este elemento tiene un efecto dominó que pasa por la frustración, una menor productividad y un mayor absentismo. ¿En qué se traduce esto? En una mayor rotación de empleados que desemboca en mayores costos y menores beneficios. A pesar de que todo esto es de "sentido común" y cualquiera puede entender la relación causa-efecto, el 72% de los empleados no entiende la estrategia de su empresa y el 44% cree que sus supervisores no le dan información clara sobre la visión de la compañía.

¿Qué es la Comunicación Interna?

Si nos ceñimos a la definición más básica, la comunicación interna es la comunicación entre los departamentos de una empresa. Pero va mucho más allá. La comunicación interna es cualquier tipo de comunicación relacionada con el trabajo que ocurre dentro de una organización. Reuniones, anuncios, charlas entre compañeros, memes, newsletters. Hasta las tiraeras o beefs* entre colegas forman parte de la comunicación interna. ¿Sucede dentro de la organización? Es comunicación interna. Por eso debemos pensar en las comunicaciones internas como una estrategia para toda la empresa y de la que es responsable no solo un departamento especializado sino cada persona que integra la organización.

    *no busques estos términos en nuestro Diccionario de Recursos Humanos, mejor pregúntale a tus hijos, sobrinos o vecinos millennials/centennials.

Y así, llegamos a la definición más elevada de la comunicación interna, como escriben James Harter y Amy Adkins para Harvard Business Review, “la comunicación es a menudo la base de cualquier relación sana, incluida la que existe entre un empleado y su gerente.” La comunicación constante, sea por el canal que sea, está vinculada a un mayor compromiso y un mayor compromiso supone más ganancias. Gallup descubrió recientemente que las empresas con una fuerza laboral altamente comprometida superan a sus competidores en un 147% en EPS (beneficios por acción).

Por lo tanto, una buena estrategia de comunicación interna garantiza que todos los miembros de un equipo estén alineados con el propósito de la organización. Y la buena noticia es que absolutamente todo el mundo puede y debe participar en la creación de una cultura de comunicación abierta.

Beneficios de una buena comunicación interna

  • Más Innovación:
    En un equipo proactivo, surgen nuevas iniciativas y se mejora la eficiencia y la calidad del trabajo. A menudo, la falta de innovación pasa porque no se escuchan a las personas que no ocupan puestos de liderazgo, es decir, a la base. Con una buena comunicación interna, sobrarán los canales que permitan a los empleados contribuir con sus propias ideas.
     
  • Mejor Employee Experience:
    Las personas que se pueden comunicar de forma abierta, están más a gusto. La comunicación ayuda a mantener el compromiso de los empleados y también se lanza un mensaje muy positivo de escucha activa.
     
  • Equipo coordinado:
    Para lograr objetivos, la coordinación entre personas y departamentos es imprescindible. No existe empresa en el mundo que funcione sin coordinación.
     
  • Más confianza:
    Lo necesario para combatir rumores y facilitar comunicaciones claras y honestas. Al aumentar la transparencia, aumenta la confianza que los empleados sienten por la empresa, por sus compañeros y por sus líderes.
     
  • Satisfacción laboral:
    Con una comunicación sólida, los empleados se sienten bien y se mantiene la satisfacción laboral. Y sabemos que uno más uno son dos, es decir, que cuando un empleado está satisfecho, hay un mejor desempeño. Así es: hablamos de felicidad en el trabajo, suena bien  ¿verdad?, te prometemos que es posible lograrlo.
     
  • Supervisión adecuada:
    Solo si la información fluye en todos los sentidos, también de abajo a arriba, un líder tendrá la información necesaria para saber coordinar. La comunicación interna proporciona conciencia de la situación, empatía y el conocimiento y la comprensión de las fortalezas y debilidades de los empleados.

Ejemplos de mala comunicación interna

Hablar solo para dar feedback negativo

¿Crees que dirigirte a alguien solo para dar feedback negativo es positivo para alguien? La motivación, la productividad y el compromiso bajan sus niveles muy rápido. Recuperarlos es mucho más difícil de lo poco que nos costó cargárnoslos.

Hablar con mayúsculas

Eso NO ESTÁ BIEN.

Fíjate en esto, ¿crees que sería posible hacerlo de esta otra forma? Parece que quedaría mejor.


Confundir crítico con constructivo

Estás incumpliendo los plazos y está afectando al resto del equipo y al proyecto.

Me he dado cuenta de que te resulta un desafío la gestión del tiempo. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar?


Dar feedback negativo en público

Resaltar algo que ha hecho mal alguien en grupo, no solo afectará negativamente a esa persona sino a todo el equipo. Avergonzar a alguien delante de sus compañeros se traduce en incomodidad e incluso miedo para los demás. Nadie aprende nada.

Tono autoritario

Como líder o como compañero, dirigirte a alguien desde el autoritarismo crea barreras de comunicación. Además, utilizar un tono inquisidor se traduce en falta de autocrítica, poca escucha activa y nada de transparencia. Antes de pedir a alguien que haga algo: 1. Pregunta, 2. Escucha, 3. Orienta.

Prejuzgar

No prejuzgues ni presupongas sin haber tenido la oportunidad de hablar con la persona involucrada. Habla y escucha para entender si efectivamente hizo o dijo eso y por qué.

 

En fin, ¿cuál es el propósito de la comunicación interna? La experiencia de los empleados está en el centro de todas las iniciativas de una empresa y está directamente relacionada con la experiencia que tendrán tus clientes.

Eso es lo que hace que la comunicación dentro de una organización sea tan importante. Los empleados deben sentirse conectados con la empresa: sus decisiones, iniciativas, programas y mensajes ejecutivos. Estas conexiones son vitales para ayudar a los empleados a comprender por qué los líderes toman decisiones e implementan cambios. Comprendiendo los motivos, es más probable que sean receptivos y estén más comprometidos.

Las comunicaciones internas también fomentan la transparencia dentro de una organización, proporcionan una visión holística y ayudan a un ambiente de calma en las situaciones de crisis. Porque no, las cosas no siempre salen bien y una comunicación interna consolidada ayuda a crear un entorno para estas conversaciones difíciles.

Las tiraeras solo son atractivas cuando afectan a cuatro artistas urbanos, cuando pasa dentro de una organización, querrás salir corriendo. Así que anímate con la DEMO gratuita de HRider y crea tu propia plantilla para evaluar la comunicación de tu empresa.